• 3541100
  • hogardonbosco@cotas.com.bo

Historia

El proyecto nace un 1ro de noviembre de 1991 a raíz de la preocupación de Monseñor Tito Solari, que entonces era el Obispo Auxiliar de Santa Cruz, quien al observar la situación de abandono de la niñez y la juventud, decidió buscar la forma de brindarles una atención integral.

Compartió su preocupación con su amigo el Padre Octavio Sabbadin, salesiano comprometido y con una fuerte vocación de servicio, a quien invitó a trabajar en la  ”Granja Hogar de Varones” que funcionaba bajo la tutela del estado, similar a un reformatorio para niños, adolescentes y jóvenes desde 6 años hasta 18 años, y que estaba ubicado en la avenida Centenario Final, entre el segundo y el tercer anillo (actual Hogar Don Bosco).

Dentro de esta ”Granja Hogar de Varones”, la disciplina era similar a la de un cuartel o cárcel y los chicos (huérfanos, abandonados, maltratados, enfermos, etc.) no tenían razón de vida. Con el acompañamiento salesiano, se pretendía cambiar esta triste realidad, y este cambio se dio cuando el Padre Carlos Longo, provincial del Consejo Inspectorial Salesiano de entonces, acepta la idea de que el Padre Octavio Sabbadin, recientemente llegado a Santa Cruz, ofrezca su servicio diario a la “Granja Hogar de Varones”.

Todo empieza el 1 de noviembre de 1991!! Llega la viva imagen de Don Bosco, encarnada en el Padre Octavio Sabbadin, un salesiano de puro corazón con una sonrisa transparente, que se lanza a educar y ofrecer todo su cariño a los niños más necesitados.

Empezó el trabajo solo, superando las dificultades económicas, la falta de apoyo y de inmenso trabajo. Algunos voluntarios le iban ayudando y administraba ayudas económicas de los amigos de Trieste (Italia), lugar de donde el salió, y de la Inspectoría del Veneto, particularmente de la casa de Mogliano V.to (ASTORI) donde estaba su futuro gran colaborador, el Padre Ivone, que por 13 años llevó voluntarios a Bolivia, y comenzó el sistema de apadrinamientos que existe hasta la actualidad. Gracias al P. Sabbadín y con la ayuda económica de muchos amigos y benefactores, el Proyecto Don Bosco comenzó su historia y puede seguir adelante.

Con el tiempo fueron apareciendo otros grandes amigos del proyecto, como Lydia Wiedamann, una señora llegada de Alemania que con su gran corazón que empezó pronto su trabajo en “Mano Amiga” y otros que de distintas formas ayudan a dar continuidad a este proyecto. A todos ellos les agradecemos con todo el corazón por permitirnos seguir.

– la asociación “Centro COSPES” dentro del colegio salesiano “ASTORI” (Padre Ivone, d. De Pieri – Mogliano TV Italia);

– la asociación ”Pro niño abandonado” (Señora Lydia Wiedamann – Alemania);

– la asociación “Uniti per la Solidarietà” (Pareja Pavan – Sacile PN Italia), – tr: Unidos para la Solidaridad -;

– la asociación “Cuore Amico” (Brescia BS Italia) – tr: Corazón Amigo-.